-?
 
 
 
 
Mendoza, Lunes 23 de Octubre de 2017
1:06 AM
 
 
Argentina
17/08/2017

Violencia institucional: La situación de las cárceles

Violencia institucional: La situación de las cárceles | VA CON FIRMA MENDOZA. Un plus sobre la información.
Foto: Héctor Rio Rosario.

Un informe del CELS, con colaboración de Xumek en Mendoza pone en tela de juicio la situación de violencia en las cárceles de Argentina. En entrevista con Mercedes Duberti, Va Con Firma Mendoza se interna en este informe para dar a conocer el trabajo que se vino realizando en los distintos penales.

El informe titulado “Tortura en las cárceles ¿Por qué no son efectivas las políticas de prevención de la violencia en la Argentina?”, comienza detallando que en las cárceles argentinas se incrementaron las muertes de personas detenidas y persisten la tortura y los maltratos. Esto ocurre en simultáneo con el aumento de la población carcelaria, la sobrepoblación y el hacinamiento.

Ante este contexto, el CELS se propuso hacer un estudio en algunas zonas de la Argentina para tener un diagnóstico de la situación que se da en las cárceles. Se coordinó un trabajo con instituciones de distintas partes del país y puntualmente en Mendoza, fue Xumek quien realizó el análisis en los distintos penales locales.

Ante este informe, desde Va Con Firma Mendoza entrevistamos a Mercedes Duberti, abogada de Xumek que participó de esta investigación. La investigadora contó que esta investigación tenía dos líneas, una sobre cárceles y otra sobre violencia policial; y durante dos años abocó al equipo a trabajar sobre datos vinculados a esta problemática.

Xumek cumple 10 años en este 2017, y Duberti se encarga de recordar que uno de los motivos por los cuáles se fundó esta organización fue justamente el caso Penitenciarías de Mendoza que fue llevado adelante por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y contó con la participación de varios de los letrados que fueron parte de Xumek desde sus inicios: Pablo Salinas, Alfredo Guevara (padre) y Diego Lavado, entre otros.

“A raíz de eso también hemos tenido una relación con el CELS, que también tienen un trabajo muy fuerte en cárceles. Por ese motivo trabajaron con distintas organizaciones que venían ocupándose de esos temas” asegura Duberti. Y detalla que este trabajo se realizó en Buenos Aires, Chaco, Mendoza y Santa Fe, porque tienen cerca del 60% de la población carcelaria del país.

Y cuenta que el objetivo de este trabajo iba más allá de un mero análisis. “Un poco nosotros a lo que apuntábamos era a llegar con todo el trabajo que realizáramos era a hacer recomendaciones a los gobiernos sobre la forma de prevenir la violencia institucional” señaló la abogada.

“Partimos de la base de que ellos no conocen o no se manejan con el concepto de Violencia Institucional. Por ahí entonces no está reconocido como problemática del Servicio Penitenciario” detalla la abogada. “En un principio lo que teníamos que hacer era un diagnóstico sobre la situación carcelaria de Mendoza” amplió. Entonces, puntualiza que “hicimos pedidos de información, de estadística a diferentes organismos desde servicios penitenciarios, Inspección General de Seguridad y algunos otros organismos del Poder Judicial”.

Ante la poca información que se podía obtener, Duberti cuenta que en Xumek tienen representantes en la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura que hacen monitoreos en las cárceles. “Empezamos a hacer visitas a las cárceles, entrevistas con personas privadas de la libertad, entonces mucha información se pudo obtener desde ese lugar” explicó.

El análisis que se realiza en esta publicación muestra las insuficientes políticas de prevención de la violencia. Ese vacío fortalece a los servicios penitenciarios y posibilita los hechos de tortura. Se advierte que sin respaldo institucional las políticas de prevención de violencia no son efectivas. Al mismo tiempo se trata de fortalecer el gobierno político de los servicios penitenciarios y limitar su autonomía, que socava la capacidad de gestión de las cárceles desde una perspectiva de derechos.

En cuanto a este punto, la investigadora comenta que tomaron como parámetro en relación a la conducción del Servicio Penitenciario ver si existe un “gobierno político” de la fuerza o no. Y señala “que haya un gobierno político significa que hay una autoridad que conduce, imparte directivas y controla, es decir que haya un control pleno sobre el servicio penitenciario y no se ‘autogobierna’”. Y añade que el autogobierno de las fuerzas “entre otras cosas puede favorecer la corrupción, impunidad en la comisión de delitos, por ejemplo”.

Finalmente, Duberti contó que “este proyecto terminó en febrero de este año y nosotros hemos seguido trabajando la temática carcelaria”. Y comentó que desde Xumek “estamos en vías de comenzar un nuevo proyecto en conjunto para trabajar con el CELS y seguramente se va a dar alguna continuidad sobre lo que venimos trabajando en esta investigación”.

Para conocer más sobre este informe, se puede ingresar y leerlo completo aquí.
 

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño - Editor General: Sergio Fernández Novoa

Neuquén, Argentina | Propiedad Intelectual: En trámite

redaccion@vaconfirmamendoza.com.ar